martes, 12 de febrero de 2019

Un Real de Felipe III de Aragón (Felipe IV de Castilla). Año 1651



Un Real de Felipe III de Aragón (Felipe IV de Castilla).  Acuñación redonda a molino. Año 1651


Anverso: XPHILIPPVS III DEI G alrededor de un escudo coronado de Aragón, entre CA (ceca de Zaragoza) y I (valor de 1 real). 

Reverso: XARAGONVM REX 1651, alrededor de una orla de 8 lóbulos con 4 cabezas decapitadas y coronadas de los reyes moros derrotados en la Batalla de Alcoraz en época de Pedro I.

Peso: 3,11 gramos.

Catalogación: (Cal. 1127) (Cru.C.G. 4489)

Spain Silver Real of Aragon in Spain dated 1651, with the Zaragoza mint.

Durante el reinado de Felipe III de Aragón (IV de Castilla) se conoce la súplica de los cuatro brazos que constituían las Cortes de Aragón, reunidas en Barbastro-Calatayud en el año de 1626, de que se labrara plata en Zaragoza en cantidad de 400.000 escudos cada año. No se conocen monedas de vellón de esta época, pero sí piezas de plata recortada (monedas macuquinas), de 8, 4, 2 y 1 reales de 1651 y reales redondos y recortados de 1652, procedentes de la transformación de plata perulera (escándalo de Potosí), corta de peso y falsa, en moneda aragonesa.

El escándalo de Potosí

Ya antes de 1640 se acusaba falta de peso y ley en la plata enviada del Perú, este hecho ya fue denunciado en 1630 por el ensayador mayor de la Casa de la Moneda de Sevilla. Este tipo de alteración fue cada vez más intenso y el escándalo fue enorme pues no podía ponerse en circulación debido a la calidad y pureza que el Reino exigía. La monarquía hispana ordenó retirar toda la plata potosina de baja ley en 1650 (pragmática de 1 de octubre).

El problema entró en vías de solución a partir de la identificación de los defraudadores y del cambio de tipos en la moneda (decreto de 28 de septiembre de 1653). Felipe III de Aragón y IV de Castilla dio orden de retirar la moneda perulera, fundirla, purificarla y volverla a acuñar. Como era urgente disponer de fondos se decidió reabrir varias cecas peninsulares que llevaban años sin acuñar. Burgos, Cuenca, Granada, Valladolid y Zaragoza fueron las elegidas, y así en la capital aragonesa entre los años de 1651 y 1652 se acuñó moneda hasta que por Orden real de 1653 (El Pardo, 18 de enero) se prohibió continuar trabajando: “Haviendo entendido que se ha concluido la fundición de la moneda del Perú, que con licencia mia labrasteis en essa Ciudad, ha parecido que pues ha cesado la causa porque os la mandé dar, y se ha cumplido todos los términos que se concedieron para la fundición, no se pase adelante en ella, pues cuando haya necesidad de nueva fábrica daré las órdenes que convengan a mi Maestro maior de la Casa de la Seca en ese Reyno a quien pertenece ese cuidado”.

Todas las cecas baten piezas de a 8 y de a 4 reales. Los reales de a 2 solo se acuñan en Burgos y Zaragoza. Y el real únicamente en Zaragoza, como el ejemplar que se presenta fotografiado.

También en los mercados aragoneses se detectó el fraude y en el mes de febrero de 1651 se encargó a los dos plateros Pedro Antonio de Lizarbe y José Vallés el ensaye de monedas de a ocho y cuatro procedentes del Perú. La respuesta llega en el mes de mayo: ”prohibiendo la circulación de los reales de a ocho y de a cuatro, viejos y nuevos del Perú que tuviesen en contorno una orla como rosario o una P”, y aconsejando con la plata recogida, una vez fundida, labrarse “...menudos hasta diez mil escudos y el resto en sueldos (medios reales) reales sencillos y de a dos...”.


Bibliografía: “Los dineros jaqueses, su evolución y desaparición”, Pío Beltrán Villagrasa. "Numismática aragonesa en la Edad Moderna", La moneda aragonesa. Mesa redonda, Zaragoza 1983, Guillermo Redondo Veintemillas.

martes, 5 de febrero de 2019

Millarés. Acuñación hispano cristiana del Reino de Aragón. Siglo XIII.

Anonymous Square dirham Spain Aragon


Millarés. Acuñación hispano cristiana del Reino de Aragón



Millarés. Moneda imitación cristiana del Dirham almohade a nombre de Al-Mahdi (Siglo XIII).  Anónimo, sin fecha ni ceca.

Peso: 1,22 gramos.

Catalogación: (Cy753) (Medina 201 bis)


Leyenda de Anverso:


No hay más dios que Dios

todo el poder es de Dios

no hay fuerza sino en Dios
Leyenda de Reverso:


Dios es nuestro Señor

Muhammad nuestro Enviado

Al-Mahdl nuestro Imám
El Millarés (del latín miliarensis) es una moneda de plata acuñada por los reinos cristianos a imitación del Dirham cuadrado almohade aunque de peor ley e inferior peso, con leyendas que imitan el árabe, pero a menudo de forma incorrecta y de burda caligrafía.

Fue acuñada durante el siglo XIII, con especial abundancia en diversas ciudades del Reino de Aragón, Valencia, Barcelona, Mallorca..., además de localidades del Reino de Francia y ciudades como Pisa y Génova. Estaba destinada a favorecer las relaciones comerciales con los pueblos musulmanes del norte de África, al-Andalus, Ceuta, Orán, Bujía…aunque circuló en todo el ámbito peninsular cristiano.

Existen documentos de autorización del Rey Jaime I de Aragón para la acuñación e incluso, circulación en el Reino, de tal manera que en Aragón y Valencia se labraban con ley de 10 dineros, con menos en Montpellier y con cualquier fineza en Mallorca.

Bibliografía: “El Millarés. Revisión historiográfica”, Almudena Ariza Armada. Revista Numismática Hécate Nº 1.
“Monedas Hispano musulmanas”, Antonio Medina Gómez, Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos, 1992


Almohads
Anonymous Square dirham (millares) no date, no mint, style suggesting imitations from Kingdom of Aragón (Spain). 13th century AD.

Obverse: Arabic legend in Nashki script لا اله الا الله الامر كله لله لا قوة الا بالله (There is no Lord except Allah; The command is all up to Allah; There is no power except through Allah)

Reverse: Arabic legend in Nashki script الله ربنا محمد رسولنا المهدي امامنا (Allah is our Lord; Muhammad is our Messenger; al-Mahdi is our Imam)

viernes, 15 de junio de 2018

Dinero jaqués de Jaime II de Aragón, el Justo. Sariñena. Año 1291 – 1327

Kingdom of Aragon

Dinero jaqués de Jaime II de Aragón, el Justo. Sariñena. Año 1291 – 1327


Tipología/Estado
Lugar de Producción/Ceca
Sariñena (ceca)
Emisor
Jaime II
Materia/Soporte
Vellón (1)
Técnica
Acuñación
Dimensiones
Diámetro = 17,50 mm; Peso = 0,87 gr
Características Técnicas
Posición de cuño = 8 h
Descripción
Dinero de Jaime II de Aragón (1291-1372).
Anverso: ARA-GON (N cursiva). Busto coronado a izquierda cortando leyenda arriba y abajo. Pecho con cinco puntos y media luna. Dentro de la O, dos pequeñas rayitas en diagonal.
Reverso: +IACOBVS : REX. Cruz de doble travesaño. Dentro de la O, dos pequeñas rayitas en diagonal.
Inscripciones/Leyendas
Reverso
+IACOBVS : REX
Anverso
ARA-GON
Datación
1308[ca]
Clasificación Razonada
En 1307, a raiz de las Cortes celebradas en Alagón, Jaime II confirmó la moneda jaquesa y, debido a la falta de moneda circulante, ordenó la emisión de dineros y óbolos, dando instrucciones al año siguiente para que se procediera a su acuñación en una nueva ceca, la de Sariñena y no en la de Jaca, como era habitual hasta entonces. (Cru. V. S. 364) (Cru. C. G. 2182).
Bibliografía
CLUA I MERCADAL, M. Análisis de las monedas de Jaime II de Aragón procedentes de las excavaciones de SPAL (Barcelona). 1996. p. 70; Numisma, nº 238, pp. 67-90.
ORTEGA ORTEGA, J. Anatomía del Esplendor. Fondos de la sala de Historia Medieval. Museo de Albarracín. Albarracín: Fundación Santa María, 2007. p. 317.


Jaime II accedió al trono al morir su hermano, el Rey Alfonso III de Aragón, de forma inesperada y sin descendientes. Jaime ya ocupaba el trono de Sicilia desde el año 1286. Contrajo matrimonio con Blanca de Anjou (1295), María de Lusignan (1315) y con Elisenda de Montcada (1322). Como sus predecesores, también fue coronado en Zaragoza, en acto especial que tuvo lugar el 24 de septiembre de 1291.
Siguió con la política de mantener Sicilia frente a las pretensiones de la Monarquía francesa, intentando la ayuda de Castilla, pero finalmente el Parlamento siciliano acordó dar la corona a Federico, hijo de Jaime (1296). Bonifacio VIII, con el fin de atraerse al rey Jaime, le concedió la investidura de Córcega y Cerdeña (1297) además del título de gonfaloniero de la Iglesia, lo que le obligaba a servir al Papado y entrar en guerra con su hermano Federico. En 1301 se institucionalizaba en las Cortes de Aragón el estamento eclesiástico, de modo que ya funcionaría con los cuatro conocidos (eclesiástico, nobiliario, caballeros e infanzones, y universidades). Por el tratado de Caltabellota (1302) Federico era reconocido como rey de Trinacria (Sicilia) con carácter vitalicio. En diversos momentos de alianza con Castilla atacó Granada, pero no obtuvieron resultados notables. Más importancia tuvieron las expediciones de almogávares, como narra el cronista Ramón Muntaner, a Oriente, para ocupar sus fuerzas en defensa del Imperio bizantino, logrando una victoriosa campaña por Anatolia, aunque el asesinato de su jefe Roger de Flor y sus principales ayudantes provocó una venganza que concluyó con el dominio del ducado de Atenas, que posteriormente se incorporó a la Monarquía aragonesa. En su tiempo tuvo lugar la extinción de la Orden del Temple, lo que una vez conseguido hizo que Jaime II creara la Orden de Montesa (1317). Ya casi al final de su vida consiguió hacer efectiva la posesión de Cerdeña.
Durante el reinado de Jaime II y siguiendo la tradición del septenio, pudieron realizarse acuñaciones en cinco ocasiones, entre 1293 y 1321. En las Cortes de Alagón de 1307 se promulgó el fuero “De secunda confirmatione moneta” donde se manifiesta que, debido a la gran escasez de moneda existente en el reino, hay que recordar que no se acuñaba desde los tiempos de Jaime I, se autorizaba la fabricación de cuatro cuentos y medio de dineros (4,5 millones) y medio cuento más de óbolos o meajas durante los tres años siguientes. En esta ocasión, el monarca se comprometió a no ordenar una nueva emisión en siete años y a solicitar la confirmación del Papa. Para tal misión fueron nombrados el obispo de Tarazona y Vidal de Vilanova, quienes viajaron a Roma para obtener de Clemente V la aprobación. Las acuñaciones de esta emisión se efectuaron en Sariñena, población equidistante de Zaragoza y Lérida, para hacer más fácil la distribución de la producción, pero las emisiones debieron de ser muy pocas y fuera de este principio del siglo XIV, no se volvió a acuñar en Sariñena. El maestro de ceca  fue Juan de Pexonat.
Son monedas de arte parecido a las de Jaime I, con ligeras variaciones de estilo y una presentación más cuidada. A este propósito, recoge Pío Beltrán cómo el oficio de abridor de cuños de la ceca de Jaca se mantenía, por un privilegio real desde los tiempos de Sancho Ramírez en un tal Calbet, y por sucesión hereditaria a sus descendientes. Ante el anuncio de la emisión del año 1307, se presentó a ocupar el puesto un tal Ponce de Jaca, haciendo valer sus derechos como descendiente de un antiguo tallador de la ceca a quien Jaime I había confirmado en sus derechos. Por tal motivo, y aunque el solicitante no conocía el oficio, se le hubo de admitir, permitiéndosele, además, que asistiera a los trabajos en el taller de Sariñena hasta que aprendiera el oficio.
No hay problemas para separar las monedas de Jaime I y Jaime II, tal y como hizo acertadamente Álvaro Campaner y Fuertes atendiendo al aspecto del grabado: el ojo del busto de Jaime I es redondo y  tiene dos marcas encima de los hombros, mientras que el ojo de Jaime II es alargado y  tiene un punto encima de la oreja; y atendiendo a las letras: latinas en Jaime I y góticas en Jaime II, especialmente la A, N y E.

SPAIN. Kingdom of ARAGON. Jaime II, 1291-1327 AD. Billon Dinero (0.87 g.) of Sariñena mint. Crowned bust / Double barred cross.

Bibliografía: Pío Beltrán Villagrasa, "Los dineros jaqueses, su evolución y desaparición". Obra Completa Vol. II Zaragoza 1972.  A. Canellas,  "Historia de Zaragoza. Zaragoza Medieval". Zaragoza 1976. "La moneda medieval aragonesa: estado de la cuestión", Antonio Beltrán Martínez, NVMISMA 1984.


viernes, 1 de junio de 2018

Dinero jaqués del Rey Jaime I de Aragón, el Conquistador. Año 1213 - 1276

Kingdom of Aragon Jaca

Dinero jaqués de Jaime I de Aragón, el Conquistador



Tipología/Estado
Emisor
Materia/Soporte
Técnica
Dimensiones
Diámetro = 18,00 mm; Peso = 1,07 gr
Características Técnicas
Posición de cuño = 3 h
Descripción
Dinero jaqués de Jaime I (1213-1276).
Anverso: ARA-GON. Busto coronado a izquierda que corta la leyenda arriba y abajo.
Reverso: +IACOBVS : REX (A abierta, S tumbada). Cruz patriarcal o de doble travesaño.
Inscripciones/Leyendas
Reverso: +IACOBVS : REX
Anverso: ARA-GON
Datación
1213-1276
Contexto Cultural/Estilo
Lugar de Producción/Ceca
Clasificación Razonada
Crusafont (1982), nº 165, p. 218.  (Cr-318).


En los territorios cristianos, la acuñación de moneda fue mucho más tardía que en los islámicos debido a las diferentes condiciones económicas y sociales.

Tras la destrucción del reino visigodo de Toledo por la invasión musulmana en 711, los núcleos cristianos no acuñaron moneda propia, seguramente por diversas causas: baja actividad económica, debilidad del poder central para ejercer su prerrogativa de acuñación de moneda y la existencia de otros numerarios que cubrían la necesidad de moneda (antiguas monedas bajo-imperiales y visigodas, y las contemporáneas carolingias y, sobre todo, andalusíes). Además, se empleó el trueque, y se usó como moneda de cambio el modio de trigo, la oveja y los pagos en plata.

Después de unos primeros intentos, el despegue definitivo se produjo a finales del siglo XI, ligado al desarrollo de la vida urbana y del comercio, el impulso del Camino de Santiago y la consolidación de la conquista y las estructuras políticas.

Cada reino tuvo su propio sistema monetario, con distintos valores y tipos que combinaban imágenes de los reyes, símbolos religiosos y emblemas heráldicos.

Las primeras emisiones cristianas de oro eran una imitación de las piezas andalusíes, pero la moneda característica de la Edad Media hasta el siglo XIII fue el “dinero” de vellón (aleación de plata y cobre), acuñado en todos los reinos cristianos europeos.

Las primeras acuñaciones cristianas aragonesas comienzan en el reinado de Sancho Ramírez (1063-1094), que emitió dineros y óbolos (medios dineros) de vellón siguiendo la tónica general del resto de los reinos europeos. La tipología de estas emisiones tiene su origen en Navarra, pero se convirtió en característica del Reino de Aragón, perdurando durante mucho tiempo: en el anverso, la cabeza del rey de perfil, y en el reverso el llamado "árbol de Sobrarbe", un vástago coronado por una cruz. Los monarcas posteriores - Pedro I, Alfonso I, Pedro II, Jaime I - continuaron emitiendo moneda de vellón con los mismos tipos, introduciéndose con el tiempo algunas variaciones como la cabeza coronada a partir de las emisiones de Pedro II, y en el reverso la cruz patriarcal de doble travesaño.

Las emisiones aragonesas se caracterizan además por su reducido volumen. Esto produjo una carencia de numerario que provocó constantes protestas. La situación empeoró durante el reinado de Jaime I (1213-1276) debido a su política de expansión, guerras y endeudamiento hasta la conquista de Valencia. Al comienzo de su reinado, este monarca realizó una serie de emisiones de baja ley para liquidar deudas. Debido a su escasa calidad, la moneda cayó en descrédito, por lo que el rey hubo de cambiar de política y acuñar moneda de mejor ley: el dinero de terno (llamada así por tener tres dineros de ley, 3/12). Terminados en 1232 los plazos pactados de no acuñación, Jaime I emprendió la acuñación de dineros ternales en 1234, los mismos que dos años más tarde eran confirmados durante otros 14 años. Una nueva emisión tuvo lugar en 1254 y otra, destinada a sufragar los gastos de la cruzada, en 1258, seguidas de las de 1265 y 1272.

Jaime I “el Conquistador” nació el 12 de febrero de 1208 en Motpellier, Francia. Sus padres fueron el Rey de Aragón, Pedro II "El Católico" (†1213) y María de Montpellier, Señora de Montpellier (1180-1213). Tenía cinco años cuando su padre, Pedro II, murió en Muret y él fue apresado. Al regresar a Aragón un año después fue encomendado a los templarios de Monzón para ser educado.

Fue Rey de Aragón (1213-1276), Rey de Valencia (1239-1276), Rey de Mallorca (1231-1276), Conde de Barcelona (1213-1276) y Señor de Montpellier (1213-1276).

Expandió la Corona a costa del Islam gracias a la conquista de los reinos de Mallorca y Valencia hacia 1229 y 1238, respectivamente, aunque renunció definitivamente a intervenir en el sur de Francia. Para consolidar su autoridad interna, Jaime I estableció que Valencia conformase un reino diferenciado respecto a Aragón, bajo su control directo. La creación del reino provocó una iracunda reacción de la nobleza aragonesa, que veía así imposibilitada la prolongación de sus señoríos en tierras valencianas.

Murió el 27 de julio de 1276 en Alcira (Valencia) y está sepultado en Poblet.

SPAIN, Kingdom of Aragon. Jaime I el Conquistador (the Conqueror). 1213-1276. BI Dinero (18mm, 1.07 g,). Crowned bust left / Cross with two horizontal bars.

Bibliografía: BELTRÁN VILAGRASA, P. Obra completa. Zaragoza: 1976. pp. 441-443. ORTEGA ORTEGA, J. Anatomía del Esplendor. Fondos de la sala de Historia Medieval. Museo de Albarracín. Albarracín: Fundación Santa María, 2007. p. 313.


martes, 15 de mayo de 2018

Dinero jaqués del Rey Sancho Ramírez de Aragón. Año 1064-1094

Kingdom of Aragon Jaca

Dinero jaqués del Rey de Aragón Sancho Ramírez. Jaca. Año 1064-1094

Tipología/Estado
Materia/Soporte
Moneda: Vellón (1)
Técnica
Moneda: acuñación
Dimensiones
Moneda: Diámetro = 18 mm; Peso = 0,86 gr
Descripción
En el anverso, busto a la izquierda, ocupando casi todo el espacio del círculo central. Peinado resuelto en líneas rectas subverticales, con resolución de ojo lacrimal y tres puntos en la nuca. 
En el reverso, árbol sencillo con dos pares de apéndices que surgen del vástago central dirigidos hacia abajo.
Iconografia
Inscripciones/Leyendas
Reverso, acuñación 
ARAGON 
SANCIVSREX [Presenta tres puntos verticales de separación al inicio de la leyenda que empieza a las 9h del reloj.]
Contexto Cultural/Estilo
Datación
Moneda:1064[ca]-1094[ca]
Clasificación Razonada
Tipología según Ibáñez: S-II.B.1.a.a. 
Este tipo es la variante más frecuente en el conjunto de monedas halladas en el poblado de Zafranales.
Bibliografía: IBÁÑEZ ARTICA, Miguel. Primeras emisiones monetarias Aragonesas - Pamplonesas. Pamplona-Iruña: Gobierno de Navarra, 2001. 83-96; Catálogo exposición: La moneda en Navarra.


Sancho Ramírez consolidó el reino independiente iniciado por su padre Ramiro I de Aragón. Fue el primer soberano aragonés que se intituló rey en sus propios documentos. Tras el asesinato de su primo Sancho IV de Peñalén, en 1076, se convirtió también en monarca de Pamplona. Reinó en Pamplona como Sancho V y en Aragón como Sancho I (1064).

Este rey de Aragón se casó dos veces: la primera vez con Isabel de Urgel, que dio a luz al infante Pedro (futuro Pedro I) y la segunda con Felicia de Roucy. De este último matrimonio nacieron Fernando (muerto antes de 1094), el futuro Alfonso I y el que luego sería Ramiro II el Monje.

Entre otras acciones encaminadas a reforzar su autoridad, viajó a Roma para hacerse vasallo de la Santa Sede. Años después completará su sumisión al Papa decidiendo pagarle un censo de 500 mancusos de oro al año. Sus caballeros sólo se verán obligados a pagar un mancuso anual. No hay que olvidar el poder económico de este rey que cobra parias a los reinos de taifas musulmanes, y recauda los impuestos del paso de mercancías por sus peajes pirenaicos.

Otorgó a Jaca un fuero para transformarla en capital del reino, la creación del obispado y su catedral románica e inició la acuñación de una moneda propia, el dinero jaqués.

Sancho Ramírez, hombre profundamente religioso, emprenderá una tarea de organización y modernización eclesiástica, poniendo en marcha dos reformas: la cluniacense y la gregoriana.

La empresa militar durante este reinado llevará al primitivo reino a asomarse al valle del Ebro y poner vigilancia a Zaragoza, en el verano de 1086 el rey está en la “huerta” zaragozana.

La fama de Sancho Ramírez trascendió sus tierras por las ayudas prestadas a otros monarcas (es famosa la defensa que hace de Toledo, en colaboración con el castellano, ante el avance invasor de 1090) o por sus pactos con personajes como el propio Cid Campeador (1092). Un cronista musulmán escribió en 1087, que “ahora, los cristianos se agrupan bajo las banderas del aragonés”.

Al final de su reinado emprendió la conquista de Huesca, la ciudad más septentrional de al-Ándalus, frente a cuyas murallas fue herido a consecuencia de una flecha mientras las inspeccionaba y murió el 4 de junio de 1094. Como su padre, fue enterrado en el panteón real del monasterio de San Juan de la Peña.

Spain, Kingdom of Navarre and Aragon, Aragón, Jaca, Sancho Ramirez (1063-94), Dinero, 0.86 g,  sancivs rex, head left, rev. long cross, Aragon across field, floral base (Heiss 71.3; MIR 44).

Bibliografía.: Buesa Conde, Domingo J.: “El rey Sancho Ramírez”. Guara Editorial, Zaragoza.


martes, 1 de mayo de 2018

As ibérico de Celse, Velilla del Ebro, provincia de Zaragoza


As ibérico de Celse, Velilla del Ebro (Zaragoza). Año 120-50 a.C.


Anverso: Cabeza masculina a derecha, rodeada por tres delfines.
Reverso: Jinete con palma a derecha, debajo leyenda ibérica CeLSE.
Peso: 18,37 gramos.
Clasificación: (FAB. 771) (ACIP. 1483)

Celse ha sido una de las leyendas ibéricas que desde el principio no ofreció duda respecto a su lectura por la particularidad de tener una serie bilingüe y perpetuar su nombre en las latinas posteriores.
Siempre ha existido duda entre atribuirla a Gelsa o a Velilla de Ebro; ambas localidades están en la orilla izquierda del Ebro y muy próximas entre sí; en el primer caso por la semejanza de topónimos y en el segundo por los vestigios que han venido siendo hallados en los alrededores desde hace tiempo, sobre todo monedas de la colonia romana. Los autores o dudan entre las dos ciudades o piensan invariablemente en Velilla de Ebro, opinión que prevalece actualmente.

Sólo conocemos acuñaciones en bronce: ases, semises, cuadrantes, quizás sextantes y trientes, aunque no deja de ser extraño que una ceca de la categoría de Celse no tenga acuñaciones en plata.

En cuanto a los ases podemos hablar de dos series principales con sus correspondientes variantes tipológicas, dejando aparte las bilingües. En la primera el jinete porta una lanza, y hay un delfín; en la segunda lleva una palma, y la cabeza del anverso está rodeada de tres delfines. Esta segunda serie es la que se corresponde con la moneda de la fotografía, presentando numerosas variantes en lo que respecta al cuello, desnudo o cubierto con manto, y a su terminación. También hay variantes en función del tratamiento del pelo, con rizos más o menos esquemáticos en cabezas de tamaños variables.

Bibliografía: “Las cecas ibéricas del Valle del Ebro”, Almudena Domínguez Arranz.

domingo, 15 de abril de 2018

As ibérico de Bilbilis, Calatayud, provincia de Zaragoza.



As ibérico de Bilbilis, Calatayud, provincia de Zaragoza. Siglo II a. C.


Anverso: Cabeza viril a derecha; de peinado de líneas muy singular. Delante delfín, detrás signo ibérico "Bi".

Reverso: Jinete lancero y casco de cimera cabalgando a derecha; debajo leyenda ibérica "BiLBiLIS". Estilo muy peculiar.

Catalogación: (AB-258) (VIL-239/12) (ACIP. 1573)

Peso: 13,13 gramos.

Bilbilis es una de las ciudades indígenas, luego romanizada, mejor conocidas de Aragón. Su extensión es grande, unas 30 Ha. de terreno abrupto, encaramada sobre los cerros de Bámbola (alt., 711 m.) y San Paterno (701 m.), junto a Huérmeda, en las cercanías de Calatayud, a 6 km. de esta última. La ciudad fue citada en las fuentes antiguas, y destacan, en tal sentido, las referencias de su poeta nativo Marcial; hay también citas de Estrabón en su Geografía (tomando datos de Posidonio), de Plinio el Viejo (que menciona el hecho de poseer sus habitantes el derecho de ciudadanía romana), de Justino y San Isidoro (mencionando la industria del hierro y el río Jalón), o de Ausonio en época tardía, que la refiere como lugar semidesierto.

Emitió Bilbilis sólo moneda de bronce, ases y sémises. La primera emisión luce un busto imberbe entre “so” y delfín, y en el reverso el jinete lancero en los ases, y en los sémises caballo corriendo debajo de creciente. Se interpreta “so” (?) como el comienzo del nombre de la tribu o pueblo al que perteneció la ciudad ibérica (el mismo “sos” de las cecas de aregoraticos y oilaunicos).

La serie segunda, de arte excelente (sigla s en anverso), enlaza con la tercera, la última, que luce la abreviatura “Bi”, y resulta de arte evolucionado y amanerado, rematando en monedas francamente bárbaras como es la presentada en la fotografía.

Cronológicamente, comienza Bilbilis antes del año 133 a.C. (serie primera); la segunda emisión está presente en el tesoro de Azaila (49 a.C.), y la tercera continúa hasta la aparición de los letreros latinos. Metrológicamente, estamos ante un patrón evolucionado del sistema semiuncial romano (12,15 gr. el as). La dispersión geográfica resulta muy amplia. La costa mediterránea desde Valencia a Béziers, el valle del Ebro con densidad, y la Cordillera Ibérica (Poyo del Cid, Numancia); en la meseta Norte, Clunia, y más al oeste, Lugo y Salamanca significan los puntos extremos.

Bibliografía: Beltrán Lloris, M. y Beltrán Lloris, F.: “Numismática hispano-romana de la Tarraconense”; IV Congreso Nacional de Numismática, en Numisma, Madrid.


Entradas populares